AIRDRONE ESPAÑA EN LA SEXTA NOTICIAS

LO QUE SE ESPERA DE LA NUEVA NORMATIVA SOBRE DRONES

La nueva normativa sobre drones estudia permitir su vuelo en zonas urbanas

Se han registrado en la AESA 92 operadores de drones de menos de 25 kilogramos y sólo dos operadores de más de 25 kilos

La nueva normativa sobre drones, que reforzará la aprobada en julio de 2014, estudia permitir el vuelo de aeronaves no tripuladas de hasta diez kilogramos en zonas urbanas acotadas o a una distancia de seguridad de edificios y personas.

Actualmente, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) está valorando las alegaciones presentadas al real decreto que actualizará la norma y que, calcula, estará lista antes de 2016, han explicado a Efe fuentes de este organismo dependiente del Ministerio de Fomento.

Según la futura normativa, los vuelos tendrían que cumplir unas medidas específicas de seguridad, además de limitar su uso a un máximo de 100 metros de distancia y de 120 metros de altura entre dron y piloto.

Los vuelos tendrían que cumplir unas medidas específicas de seguridad

En cuanto a las aeronaves de hasta 25 kilogramos se baraja la opción de que puedan volar en un espacio aéreo no controlado más allá del alcance visual del piloto.

En estos momentos no se permite el uso de drones en zonas urbanas y únicamente se pueden pilotar fuera de núcleos de población, edificios o edificaciones, reuniones de personas al aire libre y de espacios aéreos no controlados.

A día de hoy se han registrado en la AESA 92 operadores de drones de menos de 25 kilogramos y sólo dos operadores de más de 25 kilos.

También se han autorizado cien operadores para vuelos de prueba o investigación dentro del alcance visual del piloto o en una zona de espacio aéreo segregado al efecto.

La legislación española sigue las directrices de la Unión Europea en esta materia, basadas en la necesidad de que sean tratados como nuevos tipos de aeronaves, su integración en el espacio aéreo y un desarrollo tecnológico que cumpla estándares de seguridad.

La legislación española sigue las directrices de la Unión Europea en esta materia

La semana pasada se reunió en Riga -a propuesta de la presidencia letona del Consejo de la UE- la aviación europea para intercambiar puntos de vista sobre cómo y en qué condiciones, los drones pueden ayudar a crear nuevas oportunidades para esta industria en Europa.

En este encuentro estuvieron presentes representantes de la Comisión Europea y de la Aviación Civil de los Estados miembros de la UE (España estuvo representada por la AESA).

En la reunión se comprometieron a que la regulación europea garantice el cumplimiento de todas “las condiciones de seguridad para el surgimiento seguro y sostenible de los servicios innovadores de aviones no tripulados”, así como a “ayudar a que la industria prospere adecuadamente frente a las preocupaciones de los ciudadanos”.

SIETEMA DE TRAFICO DE DRONES

El sistema de tráfico de drones en el que trabajan LA NASA y GOOGLE.

http://www.infodefensa.com/uavs/2015/07/29/noticia-sistema-trafico-drones-trabajan-google.html

 

Captura de pantalla 2015-07-29 a la(s) 16.38.49

 

 

VIDEOS AEREOS

DJI_00IMG_314128

 

fotos aéreas

logo 2 fondo negrolfoto aereaPruebas2 previas a la carrera ponle freno 2014transpirenaica

IMAGENES AEREAS

Imagenes aéreas vista aerea de piscinasCarlos Castel, Salvador Sanchis, Juan Latorre en los estudios de grabación RecmagicRodaje videoclip de Fito fitipaldistranspirenaicalos picos de europaLos pirineos

HABILITADAS POR AESA 346 OPERADORAS DE RPAS HASTA LA FECHA

AESA ha registrado 355 operadores de drones de menos de 25 kilos

14-7-2015

Madrid.- La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, ha registrado 335 operadores de drones de menos de 25 kilos al despegue, en el primer año desde la entrada en vigor de la normativa que regula el uso de este tipo de aeronaves tripuladas por control remoto.

La regulación de los drones ha respondido a la necesidad de establecer un marco jurídico que permita el desarrollo en condiciones de seguridad de un sector tecnológicamente puntero y emergente.

En ese ámbito, el crecimiento del sector se evidencia en el incremento de operadores habilitados y de cursos de pilotos de drones. Los operadores de drones de 25 kilos o menos, no necesitan una autorización de AESA, pero sí tienen que presentar en la Agencia una declaración responsable conforme cumplen todos los requisitos que marca la ley, a día de hoy se han presentado correctamente 335 declaraciones responsables, especialmente para realizar fotografía aérea, fotogrametría.

Además, AESA también ha autorizado a 67 operadores para realizar vuelos de prueba demostración o investigación en espacio aéreo no controlado dentro del alcance visual del piloto o en una zona de espacio aéreo segregado al efecto. Y hay dos operadores de más de 25 kilos que han solicitado autorización para realizar vuelos más allá del alcance del piloto.

Otra muestra del crecimiento y expansión del sector es el incremento de cursos de pilotos de drones. Únicamente pueden impartir cursos para obtener los certificados básico y avanzado para pilotar drones, las organizaciones de formación (ATOs) aprobadas por AESA, actualmente hay 56 ATOs, de las 98 autorizadas, que han notificado que van a impartir cursos de pilotaje de drones.

Pero el desarrollo del sector también ha venido acompañado de un incremento de las irregularidades. En un año, AESA ha tramitado 75 propuestas de expedientes sancionadores, 13 en 2014 y el resto en los primeros seis meses de 2015. La mayor parte por el uso irregular de drones en zonas urbanas y pobladas y sobre aglomeraciones de personas.

Pero, a pesar del crecimiento, el sector de los drones todavía está en desarrollo, por ello, la actual normativa será actualizada mediante la aprobación de un Real Decreto que está en fase de valoración de alegaciones presentadas por el sector.

Esta nueva normativa estudia permitir escenarios operacionales adicionales, entre ellos, el vuelo en zonas urbanas, siempre y cuando tengan los permisos necesarios y cumplan las medidas adicionales específicas de seguridad, como que sean aeronaves de hasta 10 kilos, a una distancia máxima del piloto de 100 metros y de una altura máxima de 120 metros, en zonas acotadas o a una distancia de seguridad de edificios y personas.

Por otro lado, también se estudia la opción de permitir que aeronaves de hasta 25 kilos al despegue puedan volar en espacio aéreo no controlado más allá del alcance visual del piloto, siempre y cuando cuenten con los sistemas de seguridad adecuados.

Los principios fundamentales que rigen la normativa española, son los mismos que regirán la regulación europea, prevista para 2016, y que se acordaron en marzo de 2015 en la Conferencia de Riga: facilitar el crecimiento de este prometedor sector pero siempre garantizando la seguridad de las operaciones y bienes en tierra.

Otros de los principios de la declaración de Riga, que ya contempla la legislación española es que los drones necesitan ser tratados como nuevos tipos de aeronaves con reglas proporcionales basadas en el riesgo de cada operación, y que el operador de un avión tripulado por control remoto es el último responsable de su uso.

En Riga, Europa ha dado un paso decisivo hacia el futuro de la aviación, puesto que una de las principales ideas defendidas para lograr la plena integración de los drones en el espacio aéreo europeo, ha sido la necesidad de avanzar en el desarrollo de la tecnología, especialmente en lo que se refiere a los estándares de seguridad. De ahí, que en España se aprobase una normativa temporal y ahora se esté trabajando en una más avanzada, que seguirá siendo flexible debido a que esta tecnología evoluciona constantemente y la legislación tiene que adaptarse.

EL ATAQUE DE LOS DRONES PIRATAS

El ataque de los drones piratas

Operadores homologados denuncian la proliferación de competidores ilegales

Un dron con cámara incorporada / NIAL CARSON (CORDON PRESS)

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) tiene registrados 307 operadores homologados que pueden utilizar drones profesionales. Pero esos aparatos voladores sin tripulación están de moda y muchas compañías se han lanzado al mercado sin licencia. Las empresas legales repiten denuncias al considerarse víctimas de una competencia desleal. Se sienten impotentes ante el creciente número de firmas piratas. Fruto de esas denuncias, AESA investiga 41 casos y ha abierto nueve expedientes sancionadores. Por el camino ha notificado a 12 empresas que publicitaban actividades para las que no estaban acreditadas el cese de su actividad.

“Hablamos con clientes, hacemos nuestros presupuestos y no nos los aceptan porque aseguran que otras compañías se los hacen más baratos. En algunas ocasiones logramos saber quiénes son y resulta que no aparecen en la lista publicada por AESA. Lo único que podemos hacer es denunciar los hechos a la Administración”, explica Dora Hernández, de Tavisa, una empresa especializada en fotografía y publicidad aérea. El de las compañías que se saltan la normativa es otro de los problemas que arrastra un negocio novel como es el de los drones. Hace solo un año que el Gobierno aprobó de forma acelerada un decreto ley para amparar esa actividad para usos civiles y considerar un dron profesional como cualquier otra aeronave.

El regulador del sector aéreo ha inhabilitado ya a 12 empresas

El mallorquín Francesc Carulla es otra víctima del descontrolado negocio de los drones. “Parece que sea la industria salvadora de la economía y la gente no es consciente de la peligrosidad de operar un dron si no se hace con experiencia y con todo en regla”, explica, cansado de gente que se compra un aparato, le instala una cámara, monta una web y se pone a comercializar servicios. La regulación existente marca ciertas obligaciones para los operadores de drones, como un certificado de pilotaje de drones emitido por organizaciones habilitadas. Pero también para las aeronaves: la documentación con las características del aparato, un manual de operaciones del operador, un estudio de seguridad sobre la operación que se va a realizar, un programa de mantenimiento y una póliza de responsabilidad civil aérea. Y todo debe ser aprobado por Aesa.

“Es más económico no tener nada de eso, porque además de lo que te ahorras, contra más pirata seas menos controlado estarás”, dice Carulla, que ofrece también servicios de fotografía aérea a través de Estop. Hace cinco años se aliaron con un socio alemán, PHT Air Pictures, y empezaron a operar drones. Muchas veces les encargan trabajos que no pueden efectuar porque la normativa se lo impide (como sobrevolar núcleos urbanos o zonas con gente), pero él es consciente de que otras empresas sí los realizan.

 El negocio de la formación

Muchas veces se saltan la normativa y sobrevuelan núcleos urbanos

Meritxell Codina, perito judicial aeronáutica y consejera delegada de Eurania, una empresa de servicios para el sector aeronáutico, da mucha importancia al manual de operaciones, que considera el documento en el que cada compañía expone su conocimiento del sector. “Es tu rasgo distintivo, tu sello de calidad, y en cambio se ha desacreditado por culpa del error del copia y pega en su confección”. Muchas veces es así porque empresas de formación suman modelos genéricos a la oferta que ofrecen a sus clientes para que se apunten a sus cursos. “En la formación se ha visto otra oportunidad de negocio porque con una base mínima puedes empezar a operar”, añade.

Un grupo de policías nacionales y municipales de Andalucía ha montado la Asociación de Seguridad y Rescate con Dron. Su presidente, Antonio Tey, explica que están haciendo pedagogía también sobre en qué condiciones tiene que pilotarse un dron y qué debe hacer un agente de seguridad cuando se incumplen. “El problema real es que los cuerpos de seguridad desconocen la normativa”, advierte Codina.

Translate »