19 agosto, 2015 Admin

AERÓDROMOS PARA DRONES QUE NO EXISTEN

El aeródromo de Doñana para drones que no existen sigue paralizado

Un proyecto fantasma de 40 millones de euros con participación del Gobierno y la Junta de Andalucía
Foto: Operarios en el aeródromo de Doñana. (EFE)
Operarios en el aeródromo de Doñana. (EFE)
FECHA

Ni un euro. El Gobierno paraliza el centro de drones de Doñana, un proyecto del Ejecutivo Central y la Junta de Andalucía al no incluir ninguna partida económica en los Presupuestos Generales del Estado de 2016. Esta iniciativa, llamada CEUS (Centro de Excelencia de Sistemas No Tripulados), cuesta 40 millones de euros. No existe ninguna compañía en el mundo que construya drones civiles de tamaño medio (a partir de 650 kilos). Existía un compromiso de inversión tanto del INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), organismo dependiente del Ministerio de Defensa, el Ministerio de Economía y Competitividad y la Junta, a través de IDEA (Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía), que aportaría nueve millones de euros.

Tras comprobarse la nula aportación del Estado al proyecto en los PGE de 2016, el subdelegado del Gobierno en Huelva, Enrique Pérez Viguera, ha recordado que existen 14 millones reservados… desde 2014, que apenas llegarían a sufragar un tercio del proyecto. ¿Y la aportación económica de 2015 y 2016? Ni rastro. Además, el convenio del año 2011 de colaboración entre la Junta de Andalucía y Defensa no se ha desarrollado.

Tampoco se ha producido ningún movimiento de tierras en un terreno situado en el paraje natural de El Arenosillo, en zona de tránsito de linces ibéricos, enclavada en 75 hectáreas de monte público quemado. “En Andalucía nunca se podrán recalificar suelos quemados, aunque la nueva Ley de Montes del PP lo permita”, destacó el pasado mes de julio el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo. La Junta de Andalucía sí que lo permitió con El Arenosillo, como denunciaron los grupos ecologistas.

El Centro de Vuelos Experimentales Atlas, en Jaén, costó 4,5 millones de euros, en el que apenas ha habido 20 vuelos desde su estreno en marzo de 2014

“Hace tiempo que todo el mundo se dio cuenta de la inviabilidad de CEUS”, advierte un experto aeronáutico consultado por El Confidencial. En realidad no existe mercado para poder justificar la construcción de este centro de ensayos. Cualquier drone que se cree en el futuro podrá volar desde cualquier aeródromo “por lo que terminaría con la más mínima justificación de gastarse 40 millones en CEUS”.

No hay que olvidar la experiencia del Centro de Vuelos Experimentales Atlas, situado en Villacarrillo (Jaén), costó 4,5 millones de euros, en el que apenas ha habido 20 vuelos desde su estreno en marzo de 2014, un proyecto lejos de la rentabilidad. Ni siquiera han sido dos vuelos al mes en un mercado ya saturado de estos drones pequeños. Los gigantes del sector se han dado cuenta y Boeing, que firmó el año pasado un contrato de exclusividad con el centro jienense, ahora se muestra interesado en participar en el Civil UAVs Initiativa de Las Rozas (Galicia).

El INTA utilizó el mismo drone en la presentación del proyecto de Jaén y en este aeródromo militar gallego. Este drone está dado de baja y no vuela, “pero tiene más kilómetros de rodaje que horas de vuelo”, denuncian fuentes del sector consultadas por este diario. El propio director del centro, Anastasio Sánchez, admitió en declaraciones a Europa Press, “muchas incertidumbres debido a la falta de reglamentación y a la demora en la publicación de la regulación transitoria”. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea recordó en abril de 2014 que no podían volar drones civiles para uso comercial.

Compite con el Aeropuerto Cristóbal Colón

CEUS también tiene otro competidor a sólo 22 kilómetros. Se trata del proyectado Aeropuerto Cristóbal Colón de Huelva. “O CEUS o Huelva. Ambos proyectos son incompatibles”, subrayan fuentes del sector, que recuerdan cómo el proyecto del entorno de Doñana se enclava junto a un polígono de tiro del Ejército de Tierra incompatible con una pista de vuelo para aviones no tripulados. “Se pueden juntar disparos con el despegue de aeronaves”, denuncian fuentes del sector, que también se preguntan: “¿Se tiene que cerrar la base los días que hay tiros?”.

El UAV anfibio Flyox I de Singular Aircraft realizó su primer vuelo de pruebas el pasado mes de julio. Es el único prototipo de las características que pueden hacerlo en CEUS. El vuelo de prueba no fue en el Centro Atlas de Jaén porque no se lo permitió Aviación Civil. Tuvo al final que hacerlo en el Aeropuerto de Hofn (Islandia). El resto de los vuelos los realizará desde su base, radicada en el Aeropuerto de Lleida. Una vez conseguida su habilitación podrá usar todos los aeropuertos del mundo, por lo que ni será necesario el uso de CEUS para un vuelo de prueba de 50 horas.

El ‘boom’ que recuerda a ‘Los Simpson’

Así lo explica de un modo gráfico un experto aeronáutico consultado por El Confidencial. “A modo de ejemplo es como si se usara una rotonda de un pueblo para hacer las pruebas de desarrollo del McLaren de Fernando Alonso”, señalan. El espacio aéreo segregado de la Bahía de Huelva es para pruebas de misiles y cañones. Las instalaciones no valen para este tipo de ensayos.

Y es que toda España vive un frenético boom de instituciones de todas las comunidades autónomas listas por desarrollar centros con pistas de vuelo que se crean cuando no existe mercado civil, algo parecido al capítulo de los Simpson del Monorrail. Un proyecto sin dinero para su ejecución y los políticos que siguen vendiéndolo como la gran panacea. En vez de “¡Monorraíl, monorraíl!, “¡CEUS, CEUS!”.

Comparte este artículo dron: Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
0
Traductor »