videos y fotos aereas

Baywa r.e

 

 

Pastores reducirá su huella de carbono en más de 5.000 toneladas de CO2 en los próximos 25 años

Pastores Grupo Cooperativo ha puesto en marcha una de las primeras instalaciones de energía solar fotovoltaica de autoconsumo 100% en España. La cooperativa conseguirá disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera en 226,40 toneladas anuales, lo que equivale al consumo de 100 hogares. La instalación ha sido desarrollada por la empresa de energía renovable, BayWa r.e.

Pastores, que cuenta con casi medio millón de ovejas criadas en 400 pueblos por 800 socios ganaderos, ha apostado por una instalación fotovoltaica en la cubierta de su sede principal ubicada en Mercazaragoza. El 100% de la energía solar será consumida en dicha sede de la cooperativa. En total, las placas solares han ocupado 1.570 metros cuadrados. La primera fase de este proyecto de reducción de huella de carbono se ha llevado a cabo durante un mes y medio. En los próximos años, Pastores tiene previsto ampliar la instalación fotovoltaica y, de esta forma, la reducción de su huella de carbono se cuadruplicará. Con esa ampliación, las emisiones de CO2 a la atmósfera disminuirán en 25.000 toneladas durante 25 años.

Es uno de los primeros proyectos de autoconsumo que se implantan en nuestro país, y el primer proyecto que acomete BayWa r.e., desarrollador global de energía renovable, proveedor de servicios y mayorista. La instalación se ha suministrado como parte del proyecto europeo SCOoPE, liderado por Cooperativas Agro-alimentarias de España y cuyo objetivo es reducir el consumo energético de cooperativas agroalimentarias europeas de distintos sectores.

Con esta iniciativa Pastores da respuesta una vez más a su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad. Con la generación de electricidad, la instalación producirá 378 MWh al año, lo que supone un ahorro potencial de 226,40 toneladas de CO2 anuales, lo equivalente a las emisiones emitidas por el consumo de 100 casas. La vertiente económica de este proyecto también se alinea con la misión de Pastores de mejorar la rentabilidad de sus socios ganaderos, con el fin de asegurar la pervivencia de un modo de vida milenario. Y es que el proyecto servirá para que la cooperativa reduzca un 15% su factura eléctrica y ahorre más de 700.000 € a lo largo de 25 años.

Ángel Tarancón, director financiero del Grupo Cooperativo Pastores, señala: “Por nuestra propia naturaleza, el medio ambiente y la sostenibilidad son inherentes a todo lo que hacemos. BayWa.r.e. ha sido fundamental a la hora de ayudarnos, no solo a lograr nuestros objetivos en materia de energías renovables, sino también de guiarnos a la hora de abordar la exigente legislación fotovoltaica española y su marco legal”. También apunta que “ahora somos una organización más eficiente y competitiva con una huella de carbono reducida y que se beneficia de las ventajas de una energía renovable limpia”.

Por su parte, Claus Bünermann, director general de BayWa r.e. España S.L., comenta: “Estamos perfectamente capacitados para respaldar el proyecto SCOoPE gracias a nuestra experiencia global en energías renovables y a los casi 100 años de experiencia en el sector agrícola que aporta nuestra empresa matriz, BayWa AG”. Y añade, “trabajamos estrechamente con las Cooperativas agro-alimentarias de España, diseñamos y desarrollamos soluciones fotovoltaicas específicas para empresas de procesamiento alimentario y del sector agrícola. Les mostramos enseguida cómo pueden obtener los beneficios que proporciona la energía fotovoltaica, convirtiendo tejados o cubiertas desaprovechados, en electricidad verde con la que ahorrar energía y reducir costes”.

Con un plazo muy ajustado, la instalación la llevó a cabo y entregó en aproximadamente un mes y medio el socio constructor de BayWa r.e., SUD Energies Renovables. En el proyecto se han empleado cinco inversores Huawei 36KTL y tres inversores Huawei 33KTL. Debido a los fuertes vientos de la región, BayWa r.e. utilizó su innovador sistema de montaje en tejados novetegra. Sobre este, se instaló en menos de tres semanas uno de los sistemas más potentes del mercado: 960 módulos Longi de alta eficiencia y tecnología PERC, de 300 Wp.

Proyecto SCOoPE
El proyecto europeo SCOoPE tiene por objeto la transferencia de buenas prácticas y eficiencia energética a las agroindustrias del sector lácteo, cárnico, zumos y transformados y secaderos, especialmente cooperativas.

Cooperativas Agro-alimentarias de España es el coordinador del proyecto SCOoPE en el que también participan las organizaciones de cooperativas de Francia, Italia, Dinamarca, Portugal, Suecia y Grecia, además del CIRCE (Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos), la UPM y el ENEA.

Este proyecto está financiado por el programa europeo Horizonte 2020, del que recibirá 1,79 M€ y que finalizará en 2019. Durante este tiempo se trabajará directamente con más de 81 industrias cooperativas de 7 países, con el objetivo de conseguir ahorros de hasta 85 GWh anuales e inversiones asociadas de 30 M€.
www.scoope.eu

Vídeo editado por Airdrone España

 

Fuente: http://www.agro-alimentarias.coop/noticias/ver/ODE4Ng==

 

Pilotos de drones

En Airdrone España ofrecemos el servicio profesional de piloto de drone.

Contacta con nosotros y te garantizamos el mejor precio.

ENTREVISTA A HATU EN ARGENTINA

 

CONFIGURACION INICIAL MAVIC 2

 

PROBLEMAS DE DISTORSION EN CAMARA DEL MAVIC 2 PRO

Bluetooth en drones para evitar choques

Intel usa Bluetooth para evitar el choque de drones en el aire
La tecnología podría ser útil para algo más que audífonos o teclados inalámbricos.

Puedes pensar en Bluetooth como la útil tecnología de radio que conecta tu teléfono con los auriculares inalámbricos. Sin embargo, Intel la ha utilizado para intentar evitar que nos caigan drones del cielo.

El fabricante de chips ha propuesto un sistema llamado Open Drone ID (algo así como identificación abierta de drones), mediante el cual una nave no tripulada, ya sea guiada o volando bajo control remoto, utilice Bluetooth para transmitir su posición y ubicación para que otros drones puedan evitarla. El miércoles, Intel demostró la tecnología públicamente por primera vez en el Choctaw Nation, en Durant, Oklahoma, uno de los 10 proyectos de prueba de drones seleccionados por el gobierno de Estados Unidos en mayo para tratar de impulsar esta tecnología, potencialmente disruptiva.

Con la propuesta Open Drone ID, los drones transmiten números de identificación únicos, su posición y la de la persona que los opera, la dirección en la que viajan y señales de estatus como “volviendo a casa”, “aterrizaje de emergencia” o “en misión automatizada”. Sin embargo, el número de identificación no incluye información personal, como nombre y número telefónico del propietario del dron.

Intel’s Falcon 8+ drones have been used for polar bear research in difficult environmental conditions.
Los drones Falcon 8+ de Intel han sido utilizados para investigar a los osos polares en condiciones ambientales extremas.

Intel
Esta tecnología —o una similar, ya que Intel no es la única intentándolo— promete poner algo de orden y seguridad para un futuro potencialmente caótico en el mundo de los drones. Además de las personas comunes que vuelan estas naves no tripuladas en playas y parques, muchas empresas quieren utilizarlos para monitorizar campos y refinerías, para fotografiar bienes raíces y, por supuesto, para entregar paquetes y medicamentos. Suena a que puede ser algo muy útil, sin embargo, nadie quiere que una nave no tripulada surque alegremente el aire para chocar con otro.

La gente puede quejarse sobre las regulaciones de drones, pero hay precedentes de tecnología que plantea riesgos de seguridad.

“La comparación más cercana es con el registro de automóviles y una matrícula para los autos circulando”, dijo Intel. “Las decisiones finales sobre qué información transmitir serán determinadas por los responsables de las políticas y normativas en Washington, D.C., no por Intel ni por el grupo de trabajo de ASTM”, una organización de estándares que está abordando el problema.

¿Por qué usar Bluetooth para identificar un dron?

La propuesta de Open Drone ID de Intel permite a la gente monitorizar el vuelo de drones con un app móvil usando un teléfono inteligente normal.

Intel
El uso de Bluetooth tiene un par de ventajas. Por un lado, está muy extendido y es relativamente barato —el equipo de radio necesario cuesta menos de US$10, explicó Intel. Por otro lado, todos los teléfonos lo admiten, lo que significa que podrás reportar drones que se comporten mal con una aplicación de teléfono inteligente.

Open Drone ID adapta el hardware de Bluetooth para sus propios fines, pero la información que transmite y otros mecanismos internos son diferentes del Bluetooth normal. Por ejemplo, el rastreo de drones volando no requiere ninguno de los molestos procesos de emparejamiento necesarios para conectar un teléfono con la bocina Bluetooth.

El rango es otro factor. Es posible que hayas notado que tu teclado Bluetooth se desconecta si lo mueves alrededor de casa y las paredes bloquean la señal de radio.

En campo abierto, sin embargo, las señales de Bluetooth pueden viajar más lejos. El rango de Open Drone ID es de 200 metros (unos 650 pies) con Bluetooth 4.0 y de 800 metros (alrededor de media milla) con Bluetooth 5.0. Antenas susceptibles en ubicaciones particulares, como aeropuertos, pueden detectar drones considerablemente más lejos que eso.

Sin embargo, no todos cumplen las reglas, e incluso si los descubres mediante Open Drone ID, sigue habiendo riesgos de errores de manejo o malfuncionamiento. Por ello es que también hay compañías como Fortem Technologies, fabricante de un dron que intercepta otros drones y de tecnología de radar para rastrear drones activamente.

Los retos urbanos para la navegación de drones
Los ambientes urbanos, donde hay edificios que obstruyen y reflejan las señales de radio, representan otro tipo de retos. Exactamente cómo afectaría al Open Drone ID, todavía está por verse.

“El rango de alcance disminuye cuando hay una obstrucción a la línea de visión, por lo que tendríamos que hacer más pruebas en zonas urbanas donde los edificios podrían estar en el camino”, dijo Intel.

Por supuesto, la compañía fabrica chips para computadoras personales y servidores, pero ha intentado expandirse a nuevas áreas, como automóviles e inteligencia artificial, donde el gasto se está incrementando. El trabajo con drones es parte de eso.

“Como herramienta para la recopilación de información aérea, los drones generan grandes cantidades de datos. Un vuelo de entre 10 y 15 minutos puede generar entre 300 y 500 imágenes, fácilmente 5GB de datos”, y muchas empresas hacen muchos viajes diarios, dijo Intel. “La capacidad de cargar todos esa información en la nube y almacenarla, gestionarla, procesarla y analizarla se convierte en un problema de datos e Intel tiene las soluciones para ayudar a resolverlos”.

El Open Drone ID de Intel usa transmisores y receptores Bluetooth para emitir información sobre ubicación y dirección.

Intel
Además, Intel tiene cierta experiencia en evitar que los drones choquen. Ha generado varias pantallas llamativas —algo como fuegos artificiales programables— con cientos de drones dibujando patrones en el cielo.

Fuente: https://www.cnet.com/es/noticias/intel-usa-bluetooth-para-evitar-los-drones-choquen-en-el-aire/#ftag=COS-05-10aaa0j

Drones DJI en tiendas Apple

DJI: así es el iPhone de los drones que se vende en tiendas Apple
Luigi Benedicto

El DJI Inspire 2 crea un mapa de su ruta mientras vuela para poder…
La firma china de venta en tiendas Apple acapara el 85% del mercado mundial de aeronaves no tripuladas. Su creador, Frank Wang, devoto de Steve Jobs, tiene un obsesión desde que de niño estrelló su avión por control remoto el día que lo estrenaba: hacer la tecnología accesible.

Dos operarios en las instalaciones de la compañía, con sede en Shenzhen (China).
En 2002, la empresa china DJI contaba con 20 trabajadores. A día de hoy, su plantilla está formada por 12.000 y es el mayor fabricante y vendedor de drones civiles del mundo. No por nada la denominan el Apple de los drones, y sus productos pueden adquirirse en las tiendas de la manzana, las mismas que sirvieron de inspiración a su fundador y actual CEO, Frank Wang (Hangzhou, 1980), un ferviente admirador de Steve Jobs desde temprana edad. Según la revista Forbes, a sus 38 años acumula una fortuna de 3.200 millones de dólares.

La apuesta de la compañía es la innovación “para poder disfrutar de unos cielos seguros”, explica Vincent Richir, gerente de Política de DJI (Dà-Jiang Innovations) en Francia, España y Portugal. En el último año, acapara el 85% del mercado internacional de drones. Sus cálculos determinan que en 2050 la cifra ascenderá a siete millones de aparatos en toda Europa, 400.000 dedicados a fines comerciales o misiones gubernamentales.

Sus utilidades son casi infinitas. “Es increíble cómo los drones expanden la industria. La construcción, la seguridad pública, las infraestructuras, la energía y la agricultura son campos muy importantes para nosotros en estos momentos. Y nosotros lo somos para ellos. Ya nadie duda que los drones tienen un gran potencial. En los próximos años crearán centenares de empleos en Europa y su uso será masivo”, explica Richir. Y los datos respaldan su tesis: DJI ha roto los tópicos que situaban el diseño en Europa y Estados Unidos y la fabricación en China. El 25% de sus trabajadores son ingenieros y miembros del equipo de I+D, centrados todos ellos en satisfacer las exigencias de Wang, quien inició su amor por controlar los cielos tras leer un manga dedicado a los helicópteros. De fuertes convicciones, tiene una máxima que no ha cambiado desde que a los 16 años estrellara nada más estrenarlo el avión manejado con control remoto que le dejaron sus padres por sacar buenas notas: “La tecnología debe ser accesible”.

Según las necesidades, se puede colocar una cámara u otra, desde la más básica X4S a la de cine X7.J.M. Presas

Frank Wang. Fundador y CEO de DJI.
DJI aún debe superar un escollo en Europa. A falta de unos “principios fundamentales” sobre el uso de los drones que no alcanzan los 150 kg, son las autoridades de cada país las que marcan los límites. “En Francia, no pueden llevar luces rojas ni verdes y deben utilizar el patrón morse. En España tienen que llevar paracaídas. Debemos estar todos bajo un mismo paraguas para no estar a expensas de diferentes requerimientos sobre la seguridad y el diseño”, explica Richir, quien trabajó para la Comisión y el Parlamento Europeo en los inicios de su carrera. “Es una de las últimas trabas para una de las industrias con mayor potencial del momento”, explican fuentes del sector. La solución puede llegar el año que viene. Se espera que en 2019 la Comisión Europea presente unas reglas que aborden puntos clave para el tráfico aéreo como el aterrizaje automático o los límites máximos de distancia operativa y altitud. “La normativa será beneficiosa para varios campos, como la agricultura, la accesibilidad o la seguridad ciudadana”, insiste el delegado de DJI en el sur de Europa.

Según los datos manejados por la compañía china, el año pasado 65 personas fueron salvadas en todo el mundo gracias a sus aparatos. Se habían perdido en un bosque, habían sido víctimas de un accidente de tráfico en un lugar remoto, se habían quedado aisladas en el tejado de su casa tras el paso de un huracán… Y fueron localizadas por un dron.

De juguete a profesión

Existen drones diminutos y ligeros y grandes y pesados, según su función. En la productora AeroVisión los consideran “trípodes aéreos”. Sus preferidos, los de la serie Inspire de DJI. “La marca cada vez nos sorprende más gracias a su acercamiento a la industria audiovisual. Nos gusta mucho el Inspire 2 (en la imagen, desde 3.399 euros el dron) con la cámara Zenmuse X7 (2.999 euros)”, explican sus responsables. Pero los hay también casi de juguete, como el Tello (109 euros), perfecto para niños gracias a que su “software” se imparte en los colegios. A medio camino, el Spark, del tamaño de una lata de refresco, graba vídeo en calidad 1080p (499 euros).

Los sistemas de visión frontal e interior hacen que detecte obstáculos hasta a 30 m de distancia. Llega hasta los 94 km/h y acelera de 0 a 80 km/h en 5 s. Tiempo máximo de vuelo, 27 minutos.J.M. Presas

DRON EN HOLLYWOOD

Fuente: http://skyzoom.co/dron-en-hollywood-helicoptero/

Dron en Hollywood estuvo a punto de chocar con helicóptero.
La Administración Federal de Aviación (FAA) ya investiga sobre el dron en Hollywood que estuvo muy cerca de chocar con un helicóptero.
Un dron en Hollywood – Estados Unidos estuvo a punto de chocar con un helicóptero. La Administración Federal de Aviación (FAA), ya está investigando el caso ya que esta es una maniobra irresponsable y que representa peligro.
El proceso se inició después de que se diera a conocer el video en redes sociales.
Dron en Hollywood a punto de colisionar con helicóptero dispara las alarmas
Las reglas de la FAA prohíben a los drones volar cerca de otras aeronaves y se les pide a los operadores estar al tanto de las restricciones del espacio aéreo.
Dentro de las restricciones se establece que los drones no deben volar por encima de los 400 pies. En los comentarios Masih Persian, autor del video, afirma que estaba volando por debajo de ese nivel.
Antes de ser eliminado por el usuario, la mayoría de los comentarios condenaban a Masih Persian por volar el dron de forma irresponsable.
“¡Crece y sé un piloto decente! ¡Estás arruinando esto para todos nosotros!” un usuario que se hace llamar ProfiCNC comentó.
Un hombre llamado James Wright, que dice ser un piloto de helicópteros y drones, ofreció una severa advertencia: “Si hubiera una colisión, un tribunal lo consideraría responsable. Tendría más de qué preocuparse por perder (sic) su caro avión no tripulado. “

Medidas en Reino Unido con los Drones

http://hsbnoticias.com/noticias/internacional/lanzan-fuerte-medida-contra-los-drones-en-reino-unido-consti-443462

Las medidas afectan a los considerados drones pequeños, de peso inferior a 20 kilogramos.
Lanzan fuerte medida contra los drones en Reino Unido ¿Constituyen un verdadero peligro?
Lunes, Julio 30, 2018 – 15:45
Nuevas restricciones en los vuelos de vehículos aéreos sin tripulación (drones) han entrado en vigor en Reino Unido este 30 de julio. Las medidas afectan a los considerados drones pequeños – de peso inferior a 20 kilogramos- que no podrán navegar por encima de los 400 pies de altura (casi 122 metros) a partir de ahora.

Además, aparatos voladores de cualquier tamaño o peso deberán mantener su trayectoria a una distancia mínima de un kilómetro del perímetro exterior de un aeropuerto. Las restricciones adicionales intentan prevenir incidentes y accidentes en el crecientemente concurrido espacio aéreo.

En 2017 se registraron 92 incidencias de drones volando en “cercana proximidad” a aviones pilotados, frente a 71 denunciadas en 2016 y 29 el año anterior, según datos oficiales. “Estudios de investigación sugieren que incluso drones pequeños de 400 gramos pueden constituir un riesgo crítico para la seguridad de un helicóptero”, advierte el ministerio de Transporte.

Poner en peligro la seguridad de un aparato aéreo tradicional se penaliza en el país con una multa indefinida y hasta cinco años de cárcel. La nueva normativa distingue además entre el “piloto remoto” y el “operador del dron pequeño” para “reflejar sus diferentes responsabilidades”.

A partir de noviembre de 2019, el Gobierno británico va a exigir licencia de vuelo al piloto de drones y el registro oficial de los aparatos voladores no tripulados con un peso superior a los 250 gramos, informó la agencia internacional de noticias Sputnik.

TODAVIA AESA NO CONCEDE AUTORIZACIONES

La ley bloquea el crecimiento al sector de los drones
Necesitan permisos para volar en algunas zonas como ciudades, pero AESA no los da. Extremadura cuenta con 66 operadores autorizados, aunque apenas pueden trabajar

Había grandes expectativas, pero se han ido disipando con el paso de los meses. Las empresas que trabajan con drones ansiaban la llegada del real decreto aprobado el pasado mes de diciembre para regular su actividad y permitir los vuelos más allá del campo abierto, donde las oportunidades de negocio son muy limitadas. El real decreto está en vigor desde el 27 de diciembre de 2017 (el Real Decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto). Pero en la práctica todo sigue igual, porque el desarrollo normativo que debía ponerlo en pie no se ha llevado a cabo y eso supone que los 66 operadores de este tipo de aeronaves que hay en Extremadura viven una situación de bloqueo que incluso está dando al traste con negocios.

No podemos hacer trabajos, aunque muchos continúan manteniendo la acreditación y siguen en la lista de operadores a la espera de que cambie la situación»,

Ese nuevo marco jurídico, tras tres años con una normativa transitoria, estaba llamado a desbloquear la posibilidad de trabajar en los escenarios que más oportunidades de negocio ofrecen: volar sobre zonas urbanas, en espacios con público o por la noche, además de habilitar le mecanismo para poder obtener permisos especiales para entrar en zonas restringidas por la existencia de un espacio aéreo controlado, o CPR, como se conocen las zonas afectadas por limitaciones por la existencia de un aeropuerto civil o militar. En Extremadura hay uno de estos CPR en torno a la base de Talavera la Real, que tiene un área de restricción que ocupa una superficie de aproximadamente 60 kilómetros de radio.

«Los permisos se solicitan, pero en la práctica no se ha concedido aún ninguno»

Un negocio de futuro/ El sector de los drones está considerado uno de los que más proyección de futuro tiene por el abanico de posibilidades que abre. No en vano hay más de 3.000 licencias de operadores en toda España y de ellas 66 en Extremadura, según los datos de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). No es la región en la que más desarrollo ha tenido esta actividad, pero aun así el incremento en los últimos años ha sido importante (a principios de 2017 rozaban el medio centenar), se ofrecen cursos de formación a parados por parte de las administraciones y el interés por el sector aumenta. «Este sector es el futuro, es cierto, pero no un futuro inmediato, porque tenemos tantos problemas que no habrá una salida a corto plazo. La nueva ley era y es un caramelo envenenado, porque en la práctica nos dan licencia, pero no nos dan permiso»

Más allá del auge de este tipo de dispositivos como herramienta de entretenimiento en los últimos años (ese tipo de vuelos no requieren habilitación por parte de AESA ), también es una herramienta de trabajo que reduce los costes para tomar imágenes aéreas con todo tipo de aplicaciones. El dron no es más que una pequeña aeronave (puede pesar entre dos y 25 kilos y costar por término medio entre 1.000 y 70.000 euros) a la que se le instalan una serie de sensores en función de la actividad que se quiere llevar a cabo (medir temperaturas, hacer fotografías termográficas o georreferenciadas, trabajos topográficos) sin necesidad de usar aviones o helicópteros, como se hacía hasta que aparecieron.

Eso permite llevar a cabo este tipo de trabajos de una forma más económica que antes. El problema es que desde diciembre de 2017 no se ha producido el desarrollo normativo necesario y en el sector comienza a calar el desánimo y la indignación. Junto a eso, quienes recurren a la picaresca están aprovechando el vacío actual. «La situación está fomentando el intrusismo y las malas prácticas, poniendo en riesgo la seguridad aérea y la seguridad ciudadana. Hay gente que no pide los permisos y realiza trabajos en escenarios prohibidos. Se arriesgan y si les pillan ya asumirán las multas»,

Su opinión la comparten desde la empresa Vicre Estudio Creativo, en Cáceres una pequeña productora que tiene en las imágenes aéreas con drones una de sus áreas de negocio. «Para nosotros es una herramienta más como cámara audiovisual. Es cierto que la mayoría de los clientes y trabajos te lo piden porque la imagen que ofreces es impactante, pero en el entorno urbano es donde más opciones de trabajo surgen y ahí es donde no se puede utilizar, así que se pierden clientes»,

una imagen impactante/ Califican además como «indignante» ver cómo productoras de mucho peso con programas de televisión utilizan imágenes aéreas de ciudades que están tomadas con drones en condiciones, supuestamente, no permitidas. «El problema es que AESA no tiene herramientas para hacer cumplir la ley, así que es prácticamente imposible poder denunciar al que se la salta», dicen.

Este diario se ha puesto en contacto con el Ministerio de Fomento. No se ha obtenido respuesta.

Translate »